Tres mágicas palabras: Permiso, Gracias Perdón

EXHORTACIÓN APOSTÓLICA POSTSINODAL AMORIS LAETITIA
DEL SANTO PADRE FRANCISCO
19 de marzo, Solemnidad de San José, del año 2016

 Amor que se manifiesta y crece

  1. El amor de amistad unifica todos los aspectos de la vida matrimonial, y ayuda a los miembros de la familia a seguir adelante en todas las etapas. Por eso, los gestos que expresan ese amor deben ser constantemente cultivados, sin mezquindad, llenos de palabras generosas. En la familia «es necesario usar tres palabras. Quisiera repetirlo. Tres palabras: permiso, gracias, perdón. ¡Tres palabras clave!»[132]. «Cuando en una familia no se es entrometido y se pide “permiso”, cuando en una familia no se es egoísta y se aprende a decir “gracias”, y cuando en una familia uno se da cuenta que hizo algo malo y sabe pedir “perdón”, en esa familia hay paz y hay alegría»[133]. No seamos mezquinos en el uso de estas palabras, seamos generosos para repetirlas día a día, porque «algunos silencios pesan, a veces incluso en la familia, entre marido y mujer, entre padres e hijos, entre hermanos»[134]. En cambio, las palabras adecuadas, dichas en el momento justo, protegen y alimentan el amor día tras día.

Notas

[132] Discurso a las Familias del mundo con ocasión de su peregrinación a Roma en el Año de la Fe (26 octubre 2013): AAS (2013), 980.
[133] Ángelus (29 diciembre 2013): L’Osservatore Romano,ed. semanal en lengua española, 3 de enero de 2014, p. 2.
[134] Discurso a las Familias del mundo con ocasión de su peregrinación a Roma en el Año de la Fe (26 octubre 2013): AAS (2013), 978.

PREGUNTAS

  1. ¿Utilizáis muchas veces estas palabras en vuestra relación?
  2. ¿Dais gracias a Dios por vuestro matrimonio?
  3. ¿En qué cosas deberías pedir perdón?
  4. ¿Por qué tenéis que pedir permiso? ¿Te sientes cohibido o que cohíbes? ¿En qué deberías pedir permiso pero no lo hacéis?
  5. Añadirías a estas tres palabras alguna más cuales…