Algunos puntos para preparar adecuadamente la celebración de la primera comunión

ANTES DE LA PREPARACIÓN DE LA PRIMERA COMUNION

  1. Entre quince días y doce días antes de la comunión tendréis una reunión con la catequista responsable de la comunión. En dicha reunión trataréis principalmente.
  • Todo lo referente a vuestros sitios durante la celebración, tanto para padres como para Padrinos.
  • Si en vuestras familias hay personas con movilidad reducida.
  • Si en vuestras familias hay hermanos pequeños de los niños que hacen la primera comunión.
  • Las últimas cuestiones en torno al fotógrafo de la celebración.
  • Vuestra intervención en la celebración: Lecturas, moniciones, preces, la colecta.
  • Lo referente a la limpieza de la parroquia, según un calendario programado que la catequista os comentará.
  1. En la misma semana de la comunión.
  • Los dos ensayos de los niños previos a la celebración. Os pedimos que no antepongáis nada a estos ensayos. De su buena marcha depende la participación y la belleza del sacramento que vuestros hijos van a celebrar. Si un niño falla entorpece el buen funcionamiento del grupo.
  • La celebración de la penitencia de vuestros hijos y vuestra. Los niños en esa semana de la celebración de la primera comunión se les propone celebrar otra vez el sacramento de la penitencia. El sacramento de la penitencia es un requisito necesario para poder comulgar con vuestros hijos y una forma de acompañarles en sus decisiones. Las celebraciones serán por norma general a las 20.30h tanto en la capilla del Prado como en la Parroquia de la Tenería. La catequista os indicará el día, la hora y el lugar.
  • En el caso del bautizo de un familiar: Es necesario que reciban en esa semana los ritos previos al bautizo, para no alagar la celebración.
  • Los niños que van a hacer la comunión y no están bautizados:
  • Tienen que asistir a la celebración penitencial porque sobre ellos se les da una bendición para que rechacen el mal y asuman los compromisos del bautismo.
  • Tienen que entregar la solicitud del bautismo si no lo han hecho con anterioridad.
  • El sacramento de la penitencian lo harán dos o tres semanas después de la celebración de la primera comunión.
  1. Las flores de la celebración
  • Para guardar una uniformidad en las celebraciones de las primeras comuniones el adorno florar correrá a cargo de la parroquia. Al comienzo de la celebración no están las flores que se sitúan sobre la mesa del altar porque estás son llevadas en la procesión de dones por alguno de vuestros hijos.
  • Las flores de la celebración las pondrá la parroquia teniendo en cuenta la aportación de vuestro donativo.

4. Donativo y colaboración económica con la parroquia con motivo de la primera comunión

  • El sacramento de la primera comunión no cuesta nada ni tiene ninguna tasa.
  • Para colaborar con los gastos de la parroquia en la celebración, en el sostenimiento de la parroquia y en el pago de la hipoteca de la construcción os pedimos que siendo generosos a la medida de vuestras posibilidades entreguéis un donativo a la parroquia. La recomendación a este respecto es como si invitáis a un cubierto a la parroquia en el banquete o la celebración familiar.
  • Después de hacer números y puesto que en vuestro donativo también entra en gasto sobre las flores creemos que una aportación por debajo de 35 euros sería gravosa para la economía parroquial, después de haber estado dos cursos tratando con vuestros hijos.
  • Entendemos alguna situación familiar compleja en la que no se pueda igualar o superar esta cantidad, aunque la cantidad que os recomendamos no es elevada y una mayoría de las familias podrán hacer este esfuerzo.
  • El donativo, que hacéis a la iglesia, puede desgravar el 25% de la cantidad donada en la declaración de la Renta. Por eso la parroquia propone que si donáis desde 50 euros en adelante os podemos dar para la declaración de la Renta un justificante que os permite deduciros el 25% de lo que habéis entregado. Si pensáis en esta posibilidad daremos en el sobre del donativo un formulario para que rellenéis vuestros datos de cara a esta desgravación. Queremos dejar claro que esta propuesta no significa que os pidamos 50 Euros, es solo una manera de ayudaros a vosotros y auxiliar a la parroquia. Esta propuesta es totalmente voluntaria.
  • Procurad que la generosidad de algunos no sea entorpecida por la tacañería de otros.
  • El donativo lo entregaréis en el primer ensayo. Lo haréis a la catequista si no determinamos otra forma. Por favor ayudad a las catequistas en este asunto. Es muy desagradable para ellas que tengan que estar recordando que entreguéis vuestra colaboración.

5. El fotógrafo

  • Deberéis acatar las normas que el fotógrafo os ha propuesto al contratarlo.
  • Nadie os obliga a comprar ningún trabajo. Pero debéis informarlo al fotógrafo contratado.
  • Nadie podrá acercarse al altar, tampoco en la Capilla del Prado, para hacer fotografías.
  • El fotógrafo debe estar acreditado por la parroquia con una tarjeta que le entregaréis.
  • Si no ha trabajado en una comunión en la parroquia es necesario que asistan al segundo
  • Los padres tienen derecho a exigir un fotógrafo profesional consensuado por la mayoría del grupo.
  • Si tenéis algún problema podéis comentarlo a la catequista.
  • Si hay familias con reales dificultades económicas con el tema del fotógrafo os pedimos que lo comentéis a la catequista.

EN LA CELEBRACIÓN

  • Los niños tienen que llegar unos 25 minutos antes y cuarto de hora antes estarán en el sitio que ha dispuesto la parroquia para que sean atendidos por la catequista.
  • El acceso al presbiterio estará limitado a los padres. Salvo estos ningún familiar debe acercarse al altar.
  • Entre todos debemos cuidar el decoro al lugar sagrado y el cuidado de la celebración. Evitando comportamientos no propios a una celebración religiosa o a un acto civil.
  • Las personas con movilidad reducida tendrán un lugar reservado en la parroquia, siempre que lo aviséis con anterioridad. Tened en cuenta que somos sensibles a esta realidad y procuraremos tratarla con el máximo esmero posible, aunque no hayan avisado previamente.
  • Los padres (y padrinos del bautizo) tienen que estar en sus sitios diez minutos antes de la celebración.
  • Los padres (y padrinos del bautizo) una vez que hayan comulgado todos los niños se acercarán a las primeras gradas del presbiterio y comulgaran arriba ante el altar.
  • Para comulgar la Iglesia pide, según el Compendio del Catecismo de la Iglesia Católica (n. 291).
    • Estar plenamente incorporado a la Iglesia Católica, no estar en situación particular en cuanto a su vida matrimonial.
    • Hallarse en gracia de Dios, es decir, sin conciencia de pecado mortal. Por eso se debe celebrar el sacramento de la Reconciliación (Penitencia) antes de acercarse a comulgar.
    • Espíritu de recogimiento y de oración.
    • La observancia del ayuno prescrito por la Iglesia: una hora antes de comulgar no se puede comer ni beber nada, salvo agua o medicinas.
    • Saber a quién recibimos. Por eso los niños han de recibir la catequesis antes de realizar su Primera Comunión.
    • La actitud corporal (gestos, vestimenta), en señal de respeto a Cristo
  • Como hacemos habitualmente en las misas si alguien, viendo que no cumple estos requisitos, quiere acercarse a recibir la imposición de la mano en la frente y la signación de la santa cruz puede hacerlo haciendo el gesto para ello. También pueden recibir esta bendición los hermanos pequeños.
  • El resto de los familiares comulgarán en la capilla de diario o del Santísimo. La parroquia velará, en todo momento por la integridad de la Eucaristía. Si conocéis algún familiar que comulga habitualmente os agradecemos que le comuniquéis el lugar donde van a recibir la Sagrada Eucaristía.
  • Os pedimos que guardéis el mismo respeto a la hora de haceros fotografías familiares después. La capilla del santísimo no es el lugar para hacer este tipo de fotografías. La delantera del altar, después de cada celebración, tendrá unos cordones o algo similar que lo proteja y que proteja las flores que están en su frente.
  • En las fotografías de familia que se hacen después tened en cuenta la sacralidad de los espacios no se puede utilizar ni el altar, como si fuera mesa para dejar los bolso, ropa… ni en la sede, ni en el ambón.
  • El sacerdote podrá atender a los padres, si fuera estrictamente necesario, y de forma extraordinaria inmediatamente después de una celebración. Habitualmente esta necesidad no suele ocurrir. Los familiares no podrán ser atendidos por el sacerdote, porque tiene que estar atento al desarrollo de la siguiente comunión o en la recogida de los vasos sagrados. Si algún familiar quiere hacer alguna observación que lo haga a la catequista.