Parroquia Rumana Ortodoxa de Santos Jerarcas Atanasio y Cirilo, Patriarcas de Alejandría

Horario de la Celebración de la Divina Liturgia Ortodoxa Rumana

La Diócesis Ortodoxa Rumana en España y Portugal (Mitropolia a Europei Occidentale şi Meridionale www.mitropolia.eu/ro/) ha tenido a bien erigir una parroquia en Pinto para la atención de sus fieles.

A la hora de comenzar su andadura han pedido a la Hermandad de Jesús Nazareno y San José Obrero y a la Parroquia de San Francisco Javier en Pinto poder utilizar la Ermita de San José Obrero, Jesús Nazareno y Sto. Domingo de Silos del Barrio del Prado hasta que encuentren un espacio para desarrollar sus celebraciones y atención pastoral.

El permiso se ha pedido también a la Diócesis Católica de Getafe, que no ha visto ningún inconveniente para otorgar dicha autorización para la celebración de los divinos misterios de esta parroquia ortodoxa, si tal petición era compatible con las actividades litúrgicas y pastorales de la Hermandad y de la Parroquia Católica.

Los sacerdotes de las demás parroquias de Pinto también han sido informados sobre la necesidad que ha expresado los pastores y fieles ortodoxos rumanos pinteños. Damos, así, la bienvenida a Pinto de la nueva diócesis ortodoxa.

Esta colaboración entre la Iglesia Católica y Ortodoxa es una muestra de muchas iniciativas ecuménicas, que en este mundo secularizado tienen muy presente la frase del Señor Jesucristo: Que todos sean uno para que el mundo crea (Juan 17,20-26). Esta frase del Salvador fue también el título de una Encíclica sobre el Ecumenismo del Papa San Juan Pablo II (Ut unum sint http://w2.vatican.va/content/john-paul-ii/es/encyclicals/documents/hf_jp-ii_enc_25051995_ut-unum-sint.html). Los esfuerzos ecuménicos de los Papas, patriarcas de Roma: Pablo IV, Juan Pablo II,  Benedicto XVI y el Papa Francisco  se sitúan «en la llamada a la unidad de los cristianos, que el Concilio Ecuménico Vaticano II ha renovado con tan vehemente anhelo, resuena con fuerza cada vez mayor en el corazón de los creyentes» (Ut unum sint 1). Recientemente en la Habana ha habido un encuentro entre el Papa Francisco y Kiril (Cirilo), Patriarca de Moscú y Todas las Rusias para iniciar un camino de cooperación entre ambas iglesias, dirigida su atención en «primer lugar hacia aquellas regiones del mundo en las que los cristianos son perseguidos» (Firma de la declaración conjunta núm. 8) «Conscientes de que todavía subsisten muchos obstáculos», el Papa Francisco y el Patriarca Cirilo «esperan que su encuentro contribuya al restablecimiento de esta unidad querida por Dios, por la que Cristo rezó»(Firma de la declaración conjunta núm. 6). De este acuerdo ecuménico el Papa Francisco señaló: «Hablamos de nuestras Iglesias, y coincidimos en que la unidad se hace caminando». Este camino de ecumenismo se hace realidad en nuestro pueblo de Pinto en la Ermita del Barrio de Prado.

Entre la Iglesia Ortodoxa y la Iglesia Católica: «Compartimos la común Tradición espiritual del primer milenio del cristianismo. Los testigos de esta Tradición son la Santísima Madre de Dios, la Virgen María, y los santos a quienes veneramos. Entre ellos hay innumerables mártires que testimoniaron su fidelidad a Cristo y se convirtieron en “semilla de cristianos”» (Firma de la declaración conjunta núm. 4).

Si algún fiel católico quiere asistir a la celebración de la Divina Liturgia (misa) puede hacerlo pero debemos tener en cuenta lo muy bien expresa el acuerdo entre el Papa y el Patriarca de Moscú: «A pesar de tener la Tradición común de los diez primeros siglos, los católicos y los ortodoxos, desde hace casi mil años, están privados de la comunión en la Eucaristía. Permanecemos divididos por unas heridas causadas por los conflictos del pasado lejano o reciente, por las diferencias heredadas de nuestros antepasados acerca de la comprensión y la explicación de nuestra fe en Dios, uno en tres Personas: Padre, Hijo y Espíritu Santo». Es por lo los fieles católicos que participen en esta Eucaristía no podrán acercarse a la comunión Eucarística ni tampoco la participación en el culto dominical ortodoxo sirve para el cumplimiento dominical (es decir, que habría que ir a misa católica para cumplir el precepto del domingo). También los cultos católicos están abiertos a la participación de nuestros hermanos ortodoxos rumanos pero tampoco se pueden acercar a recibir la comunión en las misas católicas.

Parafraseando el final del documento firmado por el Patriarca Ruso y el Papa Francisco los pastores de la parroquia católica y la de la ortodoxa decimos:  Llenos de gratitud por el don de la mutua comprensión, manifestada en esta colaboración, nos dirigimos con esperanza a la Santísima Madre de Dios, invocándola con las palabras de una antigua oración: «Bajo tu amparo nos acogemos, Santa Madre de Dios». Que la Santísima Virgen María, con su intercesión, impulse a la fraternidad a todos los que la veneran, para que, en el momento establecido por Dios, se reúnan en paz y armonía en el único pueblo de Dios, para gloria de la Santísima e Indivisible Trinidad.

La celebración de la Divina Liturgia Bizantina de la Iglesia Ortodoxa Rumana comenzará el dia de Domingo 17 de Abril del Annus Domini 2016, IV Domingo de Pascua para la Iglesia Católica y  Quinto domingo de Cuaresma Domingo de Santa  María de Egipto para la Iglesia Ortodoxa. La Divina Liturgia será celebrada a desde las 9.00 hasta las 11.30h.