Celebración comunitaria de la penitencia para el tiempo de cuaresma

CELEBRACIÓN COMUNITARIA DE LA PENITENCIA PARA EL TIEMPO DE CUARESMA AÑO DE LA MISERICORDIA (word)

CELEBRACIÓN COMUNITARIA DE LA PENITENCIA PARA EL TIEMPO DE CUARESMA AÑO DE LA MISERICORDIA (pdf)

Descarga la Partitura del canto Oh Señor escucha y ten piedad

Descarga la  Partitura del canto Salmo 122: A ti levanto mis ojos de Miguel Manzano

CELEBRACIÓN COMUNITARIA DE LA PENITENCIA
PARA EL TIEMPO DE CUARESMA AÑO DE LA MISERICORDIA

Ritos iniciales

Mientras el sacerdote que preside y los otros ministros acceden al altar se puede cantar un salmo o canto adecuado. Proponemos el Salmo 122 A ti levanto mis ojos
Al llegar al altar lo besa del modo acostumbrado y desde allí dice:

En el nombre del Padre y del Hijo + y del Espíritu Santo

y todos se signan el pueblo responde

Amén.

Cfr. Rit pen 111. Ofrenda del Incienso. Oración de Manasés
La ofrenda del incienso es tradicional en la caída de la tarde. En este rito también se expresa el perdón de los pecados. Luego se le presenta el incensario. El que preside pone abundante incienso en el turibulo, este es colocado delante del altar, después, el sacerdote se dirige a la Sede y recita la oración penitencial de Manasés:

Primera parte: invocación a la misericordia divina
Señor todopoderoso, Dios de nuestros padres Abraham, Isaac y Jacob y de su justa descendencia, que hiciste el cielo y la tierra con todo su universo, que has encadenado el mar con tu imperiosa palabra, que cerraste y sellaste el abismo con tu terrible y glorioso nombre, ante el que todo se estremece y tiembla por tu poderosa presencia. Porque Insoportable es la majestad de tu gloria e irresistible la cólera de tu amenaza contra los pecadores, pero inmensa e insondable, la piedad de tu promesa, porque Tú eres el Señor Altísimo sobre toda la tierra, compasivo, paciente y rico en misericordia para con la maldad humana. Pues, Tú, Señor, conforme a la generosidad de tu bondad prometiste arrepentimiento y perdón a los que han pecado y por la abundancia de tu misericordia has fijado penitencia a los pecadores para que se salven. Tú, en efecto, Señor Dios de los justos, no estableciste la penitencia para los justos, Abraham, Isaac y Jacob, que no pecaron contra ti, sino para mí, porque mis pecados son más numerosos que la arena del mar y se multiplicaron mis faltas.

La asamblea canta: Oh Señor, Escucha y ten piedad.

Oh Señor escucha y ten piedad partituraSegunda parte: Acto de Contrición
icono misericordia taizeSeñor, no soy digno de tender la mirada al cielo por la multitud de mis ofensas. Señor me encuentro justamente castigado y merecidamente afligido, pues estoy prisionero, doblegado por cadena de hierro demasiado fuerte.

La asamblea canta: Oh Señor, Escucha y ten piedad.

Tercera parte: Petición de perdón

Y ahora inclino la rodilla de mi corazón suplicando tu bondad. He pecado, y reconozco mis culpas, pero te ruego que me perdones: y no me hagas perecer junto a mis faltas ni conserves mis males eternamente. Porque Tú eres, Señor, el Dios de los que se arrepienten y aun siendo indigno mostrarás tu misericordia en mí, me salvarás conforme a tu misericordia, y te alabaré por siempre en los días de mi vida, pues todo el ejército de los cielos entona himnos en tu honor porque tuyo es el poder y la gloria por siempre.

La asamblea canta: Oh Señor, Escucha y ten piedad.

Oración
Oremos hermanos, para que Dios, que nos llama a la conversión, nos conceda la gracia de una verdadera y fructuosa penitencia.

Todos oran en silencio durante algunos momentos. Luego el sacerdote recita la siguiente plegaria
Rit Pent 111.
Te rogamos, Señor, que nos absuelvas
de todos nuestros pecados,
para que obtenido el perdón de nuestras culpas,
te sirvamos con un espíritu libre.
Por Jesucristo nuestro Señor.
Amén

La asamblea permanece de pie

Liturgia de la Palabra

Rit Pen 117. Desde el ambón el sacerdote o el diacono proclama el Evangelio de modo habitual

Lectura del Santo Evangelio según San Juan 3, 17-18
En aquel tiempo dijo Jesús a Nicodemo:
Tanto amó Dios a mundo que entregó a su Unigénito, para que todo el que cree en él no perezca, sino que tenga vida eterna. Porque Dios no envió a su Hijo al mundo para juzgar al mundo, sino para que el mundo se salve por él.
Palabra del Señor
Gloria y honor a ti, Señor Jesús.

Rit Pen. 128 Después el sacerdote que preside puede hacer una breve homilía.

Rit Pen. 129 Examen de conciencia. 30 preguntas propuestas por el Papa Francisco para hacer una buena confesión.

Se pueden leer en voz alta la totalidad de las preguntas o solo varias.

En relación a Dios

  • ¿Solo me dirijo a Dios en caso de necesidad?
  • ¿Participo regularmente en la Misa los domingos y días de fiesta?
  • ¿Comienzo y termino mi jornada con la oración?
  • ¿Blasfemo en vano el nombre de Dios, de la Virgen, de los santos?
  • ¿Me he avergonzado de manifestarme como católico?
  • ¿Qué hago para crecer espiritualmente, cómo lo hago, cuándo lo hago?
  • ¿Me revelo contra los designios de Dios?
  • ¿Pretendo que Él haga mi voluntad?

En relación al prójimo

  • ¿Sé perdonar, tengo comprensión, ayudo a mi prójimo?
  • ¿Juzgo sin piedad tanto de pensamiento como con palabras?
  • ¿He calumniado, robado, despreciado a los humildes y a los indefensos?
  • ¿Soy envidioso, colérico, o parcial?
  • ¿Me avergüenzo de la carne de mis hermanos, me preocupo de los pobres y de los enfermos?
  • ¿Soy honesto y justo con todos o alimento la cultura del descarte?
    ¿Incito a otros a hacer el mal?
  • ¿Observo la moral conyugal y familiar enseñada por el Evangelio?
  • ¿Cómo cumplo mi responsabilidad de la educación de mis hijos?
  • ¿Honro a mis padres?
  • ¿He rechazado la vida recién concebida?
  • ¿He colaborado a hacerlo?
  • ¿Respeto el medio ambiente?

En relación a mí mismo

  • ¿Soy un poco mundano y un poco creyente?
  • ¿Cómo, bebo, fumo o me divierto en exceso?
  • ¿Me preocupo demasiado de mi salud física, de mis bienes?
  • ¿Cómo utilizo mi tiempo?
  • ¿Soy perezoso?
  • ¿Me gusta ser servido?
  • ¿Amo y cultivo la pureza de corazón, de pensamientos, de acciones?
  • ¿Nutro venganzas, alimento rencores?
  • ¿Soy misericordioso, humilde, y constructor de paz?

Rito de la Reconciliación

Confesión general de los pecados
Rit. Pen 132: Recordando, hermanos la bondad de Dios nuestro Padre, confesemos nuestros pecaods para alcanzar así la misericordia:
Yo confieso….

Ritual Pen 271. Dirijamos nuestra súplicas a Dios, que busca lo que había perecido, que acerca lo que se había alejado, que une lo que estaba roto, que cura lo que está enfermo

Todos: Cura Señor nuestras enfermedades

O bien: (Ritual Pen 217) Pidamos, hermanos, al Dios omnipotente y misericordioso que no se complace en la muerte del pecador, sino en que se convierta y viva, que quienes hoy lloramos nuestros pecados, no sintamos en el futuro sus efectos, y que no volvamos a caer en lo mismo de lo que hoy nos arrepentimos.

Todos: Perdona, Señor, perdona a tu pueblo

Invocaciones siguiendo el examen de conciencia del Papa Francisco

  • En ocasiones nos hemos dirigido a Dios solo en caso de necesidad. No hemos celebrado la fe en el domingo, no hemos rezado cotidianamente y a veces nos hemos avergonzado a presentarme como católico.

Todos: Cura Señor nuestras enfermedades o bien todos: Perdona, Señor, perdona a tu pueblo

  • En ocasiones he perdido ocasiones para hacer el bien, para ser generoso, o no hemos sido honestos

Todos: Cura Señor nuestras enfermedades o bien todos: Perdona, Señor, perdona a tu pueblo

  • Hemos podido criticar y juzgar duramente

Todos: Cura Señor nuestras enfermedades o bien todos: Perdona, Señor, perdona a tu pueblo

  • No hemos honrado como debiéramos a nuestros padres, a nuestros esposos o esposas, a nuestros hijos.

Todos: Cura Señor nuestras enfermedades o bien todos: Perdona, Señor, perdona a tu pueblo

  • A veces hemos sido mundanos, no hemos cuidado nuestra fe.

Todos: Cura Señor nuestras enfermedades o bien todos: Perdona, Señor, perdona a tu pueblo

  • Hemos perdido nuestro tiempo y no hemos cuidado nuestra vocación de servicio en el trabajo o en la familia.

Todos: Cura Señor nuestras enfermedades o bien todos: Perdona, Señor, perdona a tu pueblo

  • A veces no hemos cuidado la pureza de la vida y del corazón en nuestros pensamientos y actos.

Todos: Cura Señor nuestras enfermedades o bien todos: Perdona, Señor, perdona a tu pueblo

  • Hemos podido alimentar odios y recelos, en vez de ser cauce de la misericordia.

Todos: Cura Señor nuestras enfermedades o bien todos: Perdona, Señor, perdona a tu pueblo

Ritual pen. 131. Con las mismas palabras que Cristo nos enseñó pidamos al Padre que perdone nuestros pecados y nos libre de todo mal
Padre nuestro…

Escucha Señor a tus siervos,
que se reconocen pecadores y haz que,
liberados por tu Iglesia de toda culpa,
merezcan darte gracias con un corazón renovado.

Ritual Pen. 133. Confesión y absolución individual

Ritual Pen 134. Acción de gracias por la misericordia de Dios
Una vez concluidas las confesiones de los penitentes, el sacerdote que preside la celebración invita a la acción de gracias

Oh dios, autor y dueño de toda luz,
que has amado tanto a este mundo,
que entregaste a tu Hijo Unigénito para nuestra salvación;
En su cruz hemos sido redimidos,
por su pasión , salvados,
con su muerte, vivificados
en su resurrección, glorificados
Por él te suplicamos
que te hagas presente en medio de esta familia tuya.
Concédenos sentir el temor de tu piedad
y haz que tengamos fe en el corazón,
justicia en las obras, piedad en la conducta,
verdad en los labios y disciplina en las costumbres
para que merezcamos conseguir
el premio de la inmortalidad
Por Jesucristo nuestro Señor

Todos: Amén.

Rito de conclusión

Ritual Pen 143.
El Señor dirija vuestros corazones
en la caridad de Dios y en la espera de Cristo.
Todos: Amén

Para que podáis caminar con una vida nueva
y agradar a Dios en todas las cosas.
Todos: Amén

Y que os bendiga Dios todopoderoso,
Padre, Hijo + y Espíritu Santo.
Todos: Amén.

Ritual Pen. 147. Después, el diácono, u otro ministro, o el mismo sacerdote despide a la asamblea diciendo:
El Señor ha perdonado vuestros pecados.
Podéis ir en Paz.
Demos gracias a Dios.

 

Bendición románico. lux mundi