Bendición de peregrinos

RITO DE LA BENDICIÓN DE LOS PEREGRINOS
AL EMPRENDER EL CAMINO

(Rito breve ilustrado con oraciones del breviario hispano-mozárabe)

Se puede cantar este canto u otro canto apropiado

Recíbeme con todo lo que tu pusiste en mi
Con todas esas ganas de vivir con todas mis miserias

Recíbeme con toda la miseria que hay en mi 
Con todos los deseos de seguir por tu camino andando

Recíbeme con todo lo que tu pusiste en mi
Con todas esas ganas de vivir con todas mis miserias. Recíbeme

RITOS INICIALES

El que preside dice:

En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.

Todos se santiguan y responden:  Amén.

(Bendicional 466). Luego saluda a los presentes, diciendo:

Dios, que es nuestra salvación y nuestro consuelo, esté con todos vosotros.

Todos responden:  Y con tu espíritu.

(Bendicional 466) El celebrante ayuda a que los peregrinos reciban la bendición diciendo:

Al iniciar esta peregrinación, reflexionemos nuestros los motivos  que tenemos para hacerla. Que profundicemos en la fe, esperanza y amor, de modo que seamos fortalecidos como discípulos de Cristo.

Después de un breve silencio, los peregrinos introducen la siguiente alabanza (Br Goth 50 Cf. Sal 80 «79»)

Todos: Tu que te sientas sobre querubines resplandece.*Ven y sálvanos, Señor, aleluya
El que preside: Pastor de Israel, escucha; tu que guías a José como un rebaño
Todos: Ven y sálvanos, Señor, aleluya
El que preside: Gloria y honor al Padre, y al Hijo y al Espíritu Santo, por los siglos de los siglos, Amén.
Todos: Ven y sálvanos, Señor, aleluya.

El que preside añade:

Oh Dios, Hijo de Dios, tu nombre permanece para siempre, te das a conocer como único Dios y Señor, y por el misterio de tu encarnación viniste como rey para redimir al mundo; concédenos vivir este misterio de amor de modo que podamos vencer los engaños del tentador y que, terminada nuestra peregrinación en este mundo, podamos alegrarnos de haber sido salvados por tu misericordia.

Todos: Amén

Por tu misericordia, Dios nuestro, que eres bendito, y vives y todo lo gobiernas, por los siglos de los siglos.

Todos: Amén.

LECTURA BREVE DE LA PALABRA DE DIOS

(Bendicional 468) Luego el lector lee este texto de la Sagrada Escritura.

2 Co 5, 6 b-10: Estamos desterrados lejos del Señor

Escuchad ahora, hermanos, las palabras del apóstol san Pablo a los Corintios:

Mientras sea el cuerpo nuestro domicilio, estamos desterrados lejos del Señor. Caminamos sin verlo, guiados por la fe. Y es tal nuestra confianza, que preferimos desterrarnos del cuerpo y vivir junto al Señor. Por lo cual, en destierro o en patria, nos esforzamos en agradarle.

SÚPLICA

El que preside invita a la oración diciendo:

Oremos suplicando con toda insistencia a Dios, Padre todopoderoso, que por mediación de su Cristo se dignos a acompañarnos durante esta peregrinación con toda bondad y misericordia

Todos: Concédelo, Dios todopoderoso y eterno. Kyrie eleison.
Christe eleison. Kyrie eleison.

ORACIÓN DE BENDICIÓN

(Bendicional 474) El celebrante, con las manos extendidas, añade:

Dios todopoderoso, que otorgas tu misericordia a los que te aman y en ningún lugar estás lejos de los que te buscan, asiste a tus servidores que emprenden esta piadosa peregrinación y dirige su camino según tu voluntad; que en todo momento los cubra tu presencia protectora y los alumbre la luz de tu gracia, y  así al llegar a su destino puedan nuevamente darte gracias en tu Iglesia. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Todos: Amén.

El que preside añade:

Y la bendición de Dios Padre, + Hijo y Espíritu Santo descienda y permanezca siempre con vosotros.

Todos: Amén.

Se puede terminar el Rito cantando a la Madre de Dios un canto adecuado